domingo, 15 de junio de 2014

Dos cosas iguales a una tercera son iguales entre sí

Igualdad / Equidad / Isonomía / Isegoría / Desigualdad / Discriminación / Appartheid / Racismo / Etnicismo / Jerarquía / Privilegio / Darwinismo social / Herbert Spencer / Charles Darwin / Eugenesia
Igualdad contra equidad
Igualdad=sameness
(intraducible -de same, "lo mismo"-)
Dar a todos lo mismo - únicamente funciona
si cada uno sale del mismo punto de partida
Equidad=fairness
(¿justicia?¿imparcialidad? -de fair, "lo puro"-)
Acceso a las mismas oportunidades - debemos
asegurar primero la equidad antes de
que podamos disfrutar de la igualdad

La igualdad es un principio matemático o lógico: la "equivalencia de dos expresiones", dice el DRAE, o sea, tener igual valor o valer lo mismo. En términos humanos, que no haya un hombre que valga más que otro (Pues la sangre de los godos, y el linaje e la nobleza tan crescida, ¡por cuántas vías e modos se pierde su grand alteza en esta vida! Unos, por poco valer, por cuán baxos e abatidos que los tienen; otros que, por non tener, con oficios non debidos se mantienen -Jorge Manrique, Coplas-). La igualdad de condiciones o ausencia de privilegios implica la necesidad de que todos participen del poder, es decir, la democracia (que un pastor entrevistado por Évole definió así: "la democracia es que a todos nos miraran igual").

Comparando hombres, la igualdad puede ser política (ante el voto y el ejercicio de los cargos), jurídica (ante la ley), social (o de condiciones, ante el matrimonio y otras relaciones sociales), económica (ante la riqueza), de oportunidades...

Odo Marquard definió inmejorablemente: “Igualdad significa que todos pueden ser diferentes sin temor”. (citado por Fernando Savater en Ni podemos ni debemos, El País, 7 de enero de 2016)


En Estados Unidos, la diferenciación entre equality ("igualdad") y equity ("equidad") permite una diferente valoración de ese término ante las actitudes progresista y conservadora: se supone que la igualdad es "igualdad de partida" mientras que la equidad es "igualdad de llegada". En cambio, las definiciones del DRAE reservan para "equidad" la mayor parte de las definiciones sociopolíticas (Igualdad de ánimo -Constancia y serenidad en los sucesos prósperos o adversos- - Bondadosa templanza habitual. Propensión a dejarse guiar, o a fallar, por el sentimiento del deber o de la conciencia, más bien que por las prescripciones rigurosas de la justicia o por el texto terminante de la ley. - Justicia natural, por oposición a la letra de la ley positiva. - Moderación en el precio de las cosas, o en las condiciones de los contratos. - Disposición del ánimo que mueve a dar a cada uno lo que merece.) mientras que en "igualdad" sólo aparece una, y no en el término aislado, sino en el sintagma "igualdad ante la ley" (Principio que reconoce a todos los ciudadanos capacidad para los mismos derechos.). En la Grecia clásica, autores como Platón e Isócrates distinguían entre igualdad "aritmética" (a todos por igual) e igualdad "geométrica" (a cada cual según su mérito) -véase en Democracia-.

La igualdad forma parte de la tríada de valores de la Revolución francesa (Liberté, Égalité, Fraternité -"libertad, igualdad, fraternidad"), que hay quien atribuye a la masonería. En el espectro político contemporáneo se ha asociado a los valores de la izquierda contemporánea, por oposición a la libertad, asociada a los valores de la derecha contemporánea. También puede oponerse, como valor, a la justicia: tratar igualmente a los desiguales es tan injusto como tratar desigualmente a los iguales.

Las constituciones democráticas, como la española de 1978, prohíben expresamente cualquier tipo de discriminación. Artículo 14: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Sin embargo, se ha establecido la constitucionalidad de la llamada "discriminación positiva" (adaptación del concepto estadounidense positive action), en cuestiones como el establecimiento de cuotas femeninas (listas cremallera).

El racismo como posición intelectual se fundamentó a partir de la recepción en las ciencias sociales del darwinismo, que devino en el denominado "darwinismo social" de Herbert Spencer, y justificó el movimiento defensor de la eugenesia. Anteriormente el concepto de la desigualdad humana había tenido tratamiento, al menos desde la "polémica de los naturales" (los indígenas americanos), cuya humanidad plena no fue reconocida de forma inmediata. Uno de los más firmes defensores de los indios, Bartolomé de las Casas, llegó a proponer que, para evitar su explotación, se sustituyesen como mano de obra por esclavos africanos (cuya condición no parecía tan digna de protección). Más adelante se produjo la reflexión ilustrada sobre el asunto, centrada en el concepto de "buen salvaje" de Rousseau, que también escribio su Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres (Jean-Jacques Rousseau, 1754). Posición diferente tuvo el Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas (Joseph Arthur de Gobineau, 1855). El colonialismo del siglo XIX se justificó como una "carga del hombre blanco" (The white man's burden, Rudyard Kipling, 1899).

La libertad de todos amenazada por la gran riqueza de 2.170

"Hace 20 o 30 años las desigualdades entre las sociedades desarrolladas y las que no lo eran crecía, mientras que la desigualdad en el interior de una misma sociedad (rica), disminuía. Y creíamos, al menos nosotros, los europeos, que con nuestro Estado de bienestar habíamos solucionado el problema de la desigualdad. Pero desde hace 20 o 30 años la distancia entre los países desarrollados y la del resto del mundo está disminuyendo, y, por el contrario, en el interior de las sociedades ricas las desigualdades se están disparando. Hay informes que dicen que en Estados Unidos estas desigualdades están llegando a los niveles del siglo XIX”. Una de las razones que explicarían esta trágica fractura hay que buscarla en la globalización, que ha permitido a los empresarios contratar a sus trabajadores en cualquier esquina del globo. Otra, y muy ligada a la última crisis, es la erosión que está sufriendo la clase media. “Es evidente que las clases medias se están empobreciendo. Podemos hablar, más que de proletariado, de precariado ... viven en una situación cada vez más precaria ... grandes sectores de las clases medias pertenecen ahora al proletariado, que se ha ampliado. Aunque hoy tengan trabajo ha desaparecido la certeza de que puedan tenerlo mañana. Viven en un estado de constante ansiedad”.
Tiempos de liquidación - La riqueza de unos pocos no beneficia a todos. Esa es la tesis del nuevo libro de Zygmunt Bauman

Véase también Identidad, Palabra, Asamblea, Antiguo Régimen, Mujer y política, Marginación, Minorías, Correción política, Tercermundismo-Multiculturalismo, Ciencia y política, Democracia

sábado, 14 de junio de 2014

Socialismo

Socialismo / Sistema socialista / Revolución socialista / Sociedad socialista / Socialdemocracia / Socialista / Socialdemócrata / Colectivismo
Le Démolisseur, de Paul Signac

Ideología justificada en la consecución de un sistema económico que sustituya al capitalismo. Con base inicial en esta ideología se desarrollaron distintos movimientos políticos, con mayor o menor relación con los movimientos sociales vinculados al movimiento obrero a partir de la Revolución industrial. Marx utilizaba de forma intercambiable los términos "socialista" y "comunista", indicando únicamente que éste último causaba más temor ("un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo" -Manifiesto comunista, 1848-). También Marx estableció la diferencia conceptual entre el "socialismo utópico" de Proudhon, Louis Blanc, Fourier o Saint Simon y el "socialismo científico" que él propugnaba. La división de la Internacional obrera entre marxistas y bakuninistas se hizo evidente en el IV Congreso de Basilea de 1869 (un 63 % de los delegados se consideraban "anti-autoritarios", siguiendo a Bakunin, un 31 % se consideraban "marxistas", y un 6 % se consideraban "mutualistas" o "prouchonianos" -mientras que tanto marxistas como bakuninistas se identificaban como "colectivistas"). La escisión se concretó en el VIII Congreso de La Haya de 1872; lo que llevó a la fundación de la Segunda Internacional o Internacional socialista en 1889. La denominación "Asociación internacional de trabajadores" (AIT) con la que se fundó la Internacional en el mitin de Saint-Martin's Hall (Londres, 1864) quedó huérfana, y se reivindicó por los grupos anarco-sindicalistas que fundaron una institución con ese nombre en Berlín en 1923. Entre tanto se fueron produciendo dos notables escisiones en el movimiento socialista-marxista: la expulsión de los llamados "revisionistas" (Bernstein, identificables con el "socialismo fabiano", un movimiento reformista inglés cercano al utopismo -William Morris, Grupo de Bloomsbury-) y la que se produjo a consecuencia de la Primera Guerra Mudial, en la que la mayor parte de los partidos socialistas de cada país beligerante (notablemente los de Francia, Alemania e Inglaterra) renunciaron al internacionalismo pacifista (que consideraba a la guerra un asunto entre burgueses, que no concernía a los proletarios) y apoyaron el esfuerzo de guerra. En el caso de Rusia había sido anterior, y por otros motivos, la escisión (1903) entre "mencheviques" y "bolcheviques", pero la actitud de cada uno de ellos hacia la guerra expresó esa diferencia: Kerenski (menchevique) apoyó la continuidad de Rusia en la guerra tras la Revolución de febrero de 1917, mientras que Lenin (bolcheviques) la rechazaba. El triunfo de los bolcheviques rusos en la Revolución de octubre de 1917 o Revolución soviética, y el fracaso de un movimiento similar en Alemania (la revolución espartaquista de noviembre de 1918), llevó a la fundación de dos internacionales: una "comunista", dirigida desde la Unión Soviética, y otra "socialista" o "socialdemócrata", a la que pertenecían los partidos mayoritarios del movimiento obrero en los países de Europa occidental. Estos partidos (el laborista británico, el socialdemócrata alemán,  la SFIO francesa -Sección Francesa de la Internacional Obrera-, el PSOE español)  inicialmente partidarios de la revolución socialista y la dictadura del proletariado, fueron incorporando las tesis antes rechazadas por "revisionistas" o "fabianos" y se integraron en el sistema político de los Estados, que se estaban reconstruyendo como Estados sociales o del bienestar (SozialstaatWelfare State); optaron por posponer la revolución y participar en las instituciones liberal-burguesas para consolidarlas y perferccionarlas en un sentido democrático y social (sufragio universal, derecho de huelga, negociación colectiva), con el propósito de conseguir progresos en las condiciones laborales y vitales de los trabajadores (jornada de ocho horas, seguros de enfermedad, desempleo, jubilación, gratuidad y obligatoriedad de la educación primaria, etc.)

La definición de qué sería un sistema socialista no es unívoca, siendo inicialmente una diferente asignación de los recursos a la que se establece en el capitalismo (mercado libre) y que se entiende injusta: inicialmente se parte de la máxima "a cada cual según su trabajo" (asumiendo que el mercado libre no recompensa adecuadamente el trabajo, en beneficio del capital -teoría de la plusvalía, que parte de la ley de bronce de los salarios expuesta por economistas liberales como Lasalle y Ricardo-), mientras que para los "colectivistas" (Louis Blanc -que sería el origen de la frase-, Marx -Crítica al programa de Gotha-, Lenin -El Estado y la revolución-) sería "cada cual según sus posibilidades y a cada cual según sus necesidades" (es obvia la relación de ambos paradigmas con los conceptos escolásticos de "justicia retributiva" y "justicia distributiva", y su oposición con el paradigma tecnocrático-capitalista de la eficiencia).

En la terminología marxista-leninista, la "sociedad socialista" es un estadio intermedio entre la revolución socialista y la futura "sociedad comunista"; sería una necesidad histórica, determinada por el nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y la toma de conciencia de clase por la clase obrera (en la definición de Lenin: Socialismo = electrificación + poder de los soviets). En la sociedad socialista, la clase obrera ha obtenido el poder y lo utiliza contra la clase burguesa-capitalista, no necesariamente de forma pacífica o con mecanismos democráticos, sino mediante la "dictadura del proletariado". Entre otros procedimientos, destaca la expropiación de los medios de producción, que pasan a ser de propiedad colectiva, y la regulación económica con mecanismos ajenos al mercado, que en el sistema soviético se concretaron en la economía planificada. En la sociedad comunista no habría ninguna necesidad de mecanismos coactivos, puesto que se habrá conseguido cambiar al propio ser humano, que ya no tendrá egoísmo ni buscará su interés individual ("hombre nuevo socialista"), y desaparece el propio Estado (con lo que, en el estadio final, se produce la convergencia de ideal socialista con el ideal anarquista -Bakunin- de una sociedad autoregulada desde la base, sin ningún tipo de coacción).

El hecho de que en ningún lugar "realmente existente" se haya llegado a construir tal sociedad comunista limita la experiencia de sistemas autodenominados "socialistas" al "socialismo realmente existente" de la Unión Soviética (1917-1991) y los países del bloque soviético de Europa oriental (1945-1989); mientras que en la actualidad, reclaman tal condición, con distintos grados de alejamiento de este modelo, Corea del Norte, China (en realidad "un país, dos sistemas"), Vietnam y Cuba. Venezuela y otros países hispanoamericanos son identificados más propiamente como "populistas", al igual que otros sistemas autodenominados "socialistas" en países del Tercer Mundo durante la guerra fría, como el denominado "socialismo árabe".

Colomé [Gabriel Colomé, catedrático de Ciencia Política de la Universidad Autónoma (UAB) y ahora presidente del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona] rechaza que el soberanismo haya hundido al PSC [Partit dels Socialistes de Catalunya] y cree que hubiera capeado mejor la crisis de haber estado fuerte electoralmente. “Estamos en medio de unionistas y secesionistas y los federalistas recibimos todos los palos”, lamenta. Y vaticina que le aguarda un futuro similar a CiU. Pese a todo, considera que las dos almas del partido seguirán conviviendo porque no se entienden una sin la otra. Niega que sean la catalana y la de raíz española y apunta que son el reflejo de dos tradiciones del socialismo francés: la de Jean Jaurès (jacobina, republicana, obrerista y estatista) y la de Jules Guesde (federal, autogestionaria, cooperativista y anticentralista). “Esta misma crisis se vivió en 1923 y en los años 70”, explica. “Este es el Partit dels Socialistes. El singular mata a este partido porque es plural. No se puede expulsar al otro”. (Ángels PinyolEl soberanismo apuntilla al PSCen El País, 14 de junio de 2014). Curiosamente, Jaurès es el mártir del internacionalismo proletario (se opuso a la entrada de Francia en la I Guerra Mundial y fue asesinado por ello), mientras que Guesde fue, con Lafargue (el vulgarizador del marxismo, y su introductor en España), aquellos de quien Marx, a la vista de la clase de "marxismo" que propugnaban: Ce qu'il y a de certain, c'est que moi je ne suis pas marxiste.

Véase también Ideología, Economía y política-Sistema económico Espectro político, Movimiento obrero, Marxismo, Revisionismo, Comunismo, Socialismo humanista, Progresismo, Populismo,

Socialismo árabe > Socialismo

Socialismo con características chinas > China

Socialismo científico-Socialismo utópico > Socialismo

Socialismo en un solo país > Comunismo-Estalinismo

Socialismo fabiano > Revisionismo

Socialismo humanista / Socialismo de rostro humano / Marxismo humanista
http://es.wikipedia.org/wiki/Marxismo_humanista
Véase también Socialismo, Marxismo, Hombre-Rostro humano

Socialismo real / Socialismo realmente existente > Comunismo

Socialismo utópico-Socialismo científico > Socialismo